El hombre Géminis

Un hombre de Géminis desarrolla actividades en las que interviene la palabra, escrita u oral. Es el diplomático o embajador ideal, que desarrolla trabajos sociales, habla en público y da soluciones inmediatas a quien lo necesite. Además viaja, cosa que lo hace muy feliz. En estas actividades se sentirá muy satisfecho, sin preocuparse por el dinero, pues así como lo gana lo gasta, circulando, como él.
Por sus habilidades para las tareas manuales, es el hombre hágalo usted mismo.
Eres muy celosa de la intimidad de tu hogar. Cuando alguien te visita, lo recibes en un lugar determinado, por ejemplo, en la sala. Cada mueble está donde está por una razón bien fundada. Pero cuando te visita tu amigo Géminis, el muchacho no tiene ningún problema en traer a la sala, desde donde sea, el sillón más pesado, porque lo considera el más cómodo. Si le ofreces un café te sigue hasta la cocina hablando con su teléfono celular mientras come los dulces que le serviste y, sin solución de continuidad, corta la llamada y dice: “¡cuéntate algo!”,
como para que su rápido y barroco cerebro no quede un minuto libre. Claro que a él le importa poco lo que le cuentes; debe tener tiempo para comerse una galleta y andar, siempre andar…
Cuando ya ha sabido lo que le ocurre a tu suegra y se entera por teléfono de que mañana no se jugará el partido de tenis, el geminiano se irá en busca de otra información. Lo acompañas hasta la puerta para despedirlo y sacando del bolsillo un cenicero, haciendo gala de su poder como prestidigitador, te dice:”¿perdiste este cenicero? Toma, te lo regalo”. ¿Cómo es posible que en un segundo hayas perdido todo el control de lo que pasa en tu propia casa? Si no te ha pasado, te pasará, no lo dudes. El hombre de Géminis no sólo se dedica a “robarte” información y algunos dulces, también te puede robar besos… ¡y hasta el corazón!
El hombre Géminis es un sembrador en la primavera.
Una profesión muy acertada para Géminis es la de visitador médico. Claro que jamás recomendará una medicación; es sólo para venderla. Pero, ¿cómo vendería si no se hace el simpático con el médico? El joven inquieto y de mente brillante es capaz de recitar en un segundo lo que sabe del producto y darle lugar al doctor para hablar de lo que se le ocurra. Ese joven puede repartirse entre su trabajo y sus amores. En un ratito libre proyecta salidas para el fin de semana o para tomar Los mercurianos son extremadamente curiosos.
No pueden estar quietos frente a un mueble lleno de cajones. En cuanto los dejemos solos, los abrirán todos, y si encuentran alguna carta la leerán como saboreando un caramelo. Cuidado, porque pueden ser muy indiscretos.

Volver a Signo Géminis

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *